3 consejos para recuperar el equilibrio entre la vida personal y laboral después de trabajar desde casa durante 6 meses

Dado que muchos de nosotros trabajamos desde casa debido a la pandemia, hemos tenido que ajustar nuestras rutinas de trabajo para adaptarse a la nueva normalidad y continuar con nuestras responsabilidades profesionales. Trabajar desde casa tiene sus propias ventajas e inconvenientes; tal vez esté viendo un aumento notable en la carga de trabajo o le resulte difícil ajustar sus prácticas de trabajo para administrar lo que necesita hacer. Cualquiera que sea su situación, si encuentra que la "nueva normalidad laboral" está empezando a afectar negativamente sus emociones fuera de de las horas de trabajo, no está solo.

La buena noticia es que hay son medidas para poner en práctica que reforzarán sus límites entre el trabajo y la vida y le ayudarán a recuperar su forma de pensar y sentir sobre el trabajo desde casa. Aquí hay 3 consejos para vencer la "tristeza del trabajo en casa".

1. Sea deliberado sobre dónde y cuándo ocurre el trabajo

El cambio se produjo rápidamente, y una vez que el impacto inicial de lo que estaba sucediendo fuera de nuestras casas comenzó a desaparecer, tuvimos que adaptarnos a una nueva norma de trabajo con la misma rapidez. Con eso, la definición de la línea entre "yo en casa" y "yo en el trabajo" puede haberse perdido.

Esto significa que es probable que sea necesario reforzar los límites entre la vida laboral y la vida familiar. Tener una sala o espacio dedicado donde se realiza el trabajo es el primer paso en este proceso. Pero si esto no es posible, y se ve obligado a trabajar en la cocina o el dormitorio, intente guardar su equipo al final de la jornada laboral o arroje una toalla o manta sobre su estación de trabajo. De esta manera, fuera del horario laboral, la cocina permanece como un lugar donde nos relajamos y cocinamos, ¡y nuestras habitaciones no se convierten en nuestras salas de juntas! Eso estuvo mal, lo siento ...

Los mismos principios son válidos para nuestros límites alrededor cuando el trabajo ocurre en la nueva norma. Tal vez sea una media hora extra para escribir aquí, tal vez 10 minutos extra para leer un informe allí. De cualquier manera, cuando pasamos todo nuestro tiempo en casa, el trabajo puede extenderse fácilmente a áreas a las que no pertenece. Aquí es donde la programación del tiempo puede ayudarnos a ser tan responsables ante nuestros tiempo libre como nuestro tiempo. La programación puede tomar la forma de recordatorios de agua / estiramiento / descanso para caminar cada hora en nuestro teléfono, o un calendario impreso con actividades entre las 5:00 p.m. y las 9:00 a.m.

No importa la forma que adopte, pasar más tiempo pensando en cómo usar su tiempo fuera del trabajo seguramente será un paso en la dirección correcta. * Consejo adicional * ¡desarrolle su "horario de placer" junto con un "Compañero de Responsabilidad", para maximizar sus posibilidades de apegarse a él y tener a alguien con quien compartir sus experiencias!

2. Sea ritualista

Otra forma en que solidificamos los límites en nuestro trabajo y nuestra vida personal es a través de los rituales que normalmente atravesamos en esos entornos. Para la mayoría de las personas, antes de la pandemia, ¡prepararse para el trabajo generalmente implicaba ponerse pantalones! Mira, lo entiendo, lo hago. Esa media hora extra que podría habernos tomado para ducharnos, vestirnos y peinarnos suma, y ​​poder rodar fuera de la cama y trabajar en cuestión de minutos es bastante atractivo. Pero puede que no te esté haciendo ningún favor en términos de conseguir que tu mente y tu mentalidad Listo para trabajar.

Por otro lado, tener lo que yo llamo rituales inversos Es igualmente importante ayudar a nuestras mentes en el proceso de dejar el trabajo atrás al final del día. Érase una vez esto pudo haber implicado cerrar su estación de trabajo, viajar de la oficina a casa, tomar una ducha o cambiarse de ropa cuando llegue a casa. Cualesquiera que sean sus rituales desestresadores y que refuerzan los límites, le animo a pensar en los que puede traer de vuelta a su día.

Para aquellos rituales que quizás ya no sean realistas, intente pensar en formas en que se puedan ajustar / transferir a nuevas formas. Esto se aplica a los rituales dentro su jornada laboral / semana laboral también. ¿Falta su descanso para tomar café / "tiempo de desahogo" con su compañero de trabajo? Intente programarlos en Zoom, preparar un café, reunirse y desahogarse. ¿Solía ​​ir a tomar una copa con amigos / compañeros de trabajo al final de una larga semana laboral? Establezca una reunión periódica con ellos para todos los viernes y cúmplala. Cualesquiera que sean sus rituales, la ciencia detrás de lo que pueden hacer para ayudar a su mente a adaptarse a las nuevas realidades es poderosa.

3. Regálate más "momentos milagrosos"

Mantener aquellas actividades que nos recuerdan esa parte de nuestra identidad que no tiene nada que ver con el trabajo, nos ayuda en gran medida a recordar que somos más que simples empleados. Eres un ser humano complejo, y sentirte realizado y equilibrado no puede provenir exclusivamente del trabajo. Entonces, ¿cuáles son esas actividades, relaciones, rutinas y prácticas que constituyen el resto de su día / semana ideal? Llamo a estas prácticas y actividades "Momentos Milagrosos", porque agregan equilibrio y alivian el estrés en áreas de nuestra vida y mente de las que ni siquiera somos conscientes.

Una forma de darle una pequeña hoja de ruta para volver a sus Momentos Milagrosos es tomarse un tiempo y escribir lo que Perfecto El día (de trabajo) se vería así. Empezando por el momento en que te despertarías: ¿Qué hora es? ¿Cómo pasarías tus primeras 1-2 horas? ¿Implicaría meditación, ejercicio, oración, música, comida? ¿Cómo te prepararías entonces para trabajar? ¿Y exactamente cómo te sentirías cuando empezaras a trabajar? ¿Cuántos descansos tomaría a lo largo del día, cuándo y con qué los llenaría? Puede trazar su día completo y elegir algunos Momentos Milagrosos para comenzar a conectarse a su próximo día laboral. En poco tiempo, es posible que se sienta con más energía y cómodo con su rutina de trabajo en casa.

Ya sea que aún no haya encontrado un buen ritmo o se haya salido del vagón del bienestar, cuando se trata de sentirse bien mientras trabaja desde casa, ser deliberado en cómo pasa su tiempo mientras trabaja, y no funciona, es la clave para un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida. Con suerte, estos tres consejos pueden brindarle una ventaja mientras trabaja desde casa, ayudarlo a recuperar su tiempo y, en última instancia, brindarle más esperanza en lo que todos parecemos estar buscando en estos días: una mejor "nueva normalidad".