Manejo de la fatiga de cuarentena

Alguien le dio un nombre: Fatiga de cuarentena. No es un diagnóstico, pero sin duda etiqueta lo que muchas personas sienten ahora que llevamos entre 7 y 8 semanas con las pautas / pedidos para quedarse en casa. Las personas son criaturas sociales por naturaleza. Deseamos conexión. Prosperamos en las relaciones. Necesitamos estar con otros humanos para ser humanos. Incluso hay estudios que demuestran que las personas prefieren experimentar dolor físico que la soledad.

La fatiga de la cuarentena habla de nuestra dificultad para mantener los límites en el contacto directo y personal tridimensional con nuestros semejantes. El resultado para muchas personas es irritabilidad, inquietud, irritabilidad general e incluso agotamiento físico. Imita la depresión de muchas maneras y podría malinterpretarse como la aparición de un trastorno de salud mental, más que como una respuesta normal a una situación anormal.

Algunas personas responden a sus ansiedades con ira y desafío. ¡Quieren que se levanten las órdenes de permanencia en casa! Pululan playas y parques. Se niegan a usar una máscara. Afirman que sus protestas tienen que ver con las restricciones a la libertad individual, poniendo una tapadera política en un tema decididamente apolítico. La cuestión, en realidad, no se trata de derechos. El problema es hasta qué punto creemos que somos el "guardián de nuestro hermano (y hermana, vecino, familia y amigos)".

Según Alfred Adler, psicólogo de principios del siglo XX que era tanto un colega como un irritante para Freud, la medida de la salud mental es Gemeinschaftsgefühl. Traducido de forma aproximada, significa "interés social" o sentimiento de comunidad con los demás. Según su medida, aquellos que se niegan a usar máscaras, que insisten en congregarse, que se niegan a tomar medidas para mantener a otros a salvo, corren el riesgo de sufrir una enfermedad mental. Aquellos que están más preocupados por los demás y que trabajan activamente para hacer que su comunidad sea saludable y feliz son los más saludables mentalmente.

La epidemia de COVID-19 está desafiando a nuestro Gemeinschaftsgefühl. Mantener la concentración en el bien común en lugar de simplemente aliviar nuestra propia incomodidad es difícil, realmente difícil. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, habla elocuentemente de esto con regularidad en sus actualizaciones diarias.

Estar en casa no se trata de ti como individuo. Se trata de proteger a todos los demás. Eso significa ser molestado. Significa cambiar nuestras rutinas diarias. Significa usar máscaras y mantener la distancia. Significa encontrar otras formas de permanecer conectados con nuestra comunidad además de estar en la compañía física de los demás.

La fatiga de la cuarentena es real. Pero la solución no es desafiar el distanciamiento social.Participar en manifestaciones airadas que exigen el derecho a infectar a otros puede darles a quienes lo hacen un subidón de adrenalina, pero en última instancia es autodestructivo. Contribuir a la propagación de la enfermedad y la muerte de otros solo resultará en arrepentimiento y culpa de supervivencia o una autojustificación vacía. La autoestima basada en la negatividad y el miedo conduce a la depresión y más ansiedad. Por el contrario, hacer cosas que ayuden a mantener a todos a salvo amplía y desarrolla una autoestima positiva.

Cómo gestionar la fatiga de la cuarentena

Todavía no existe cura para COVID-19. Pero existe una "cura" para la fatiga de cuarentena. Lo que Alfred Adler llamó Gemeinschaftsgefühl es un compromiso personal con la Responsabilidad Social. Ser socialmente responsable significa mantenerse informado y conectado de manera que contribuya al bien común.

  • Afirme o cambie su pensamiento de "Yo" a "Nosotros". La supervivencia como pueblo, como comunidad y como país requiere renunciar a la idea de que la libertad es hacer lo que queremos cuando queremos. La supervivencia requiere Gemeinschaftsgefühl: para que seamos lo mejor de nosotros mismos, cuidando al otro y a nosotros mismos. Aquellos que prosperan, no solo sobreviven; aquellos que viven más y se sienten más realizados, hacen exactamente eso.
  • Resista el tirón de las teorías de la conspiración: Aquellos que hacen falsos artículos y manipulan nuestros miedos e inquietudes publicando teorías de conspiración en las redes sociales prosperan al crear una mentalidad de “nosotros contra ellos”. Oran por nuestros temores financieros y ansiedades sobre el futuro. A menudo, se dedican a perseguir una agenda política o social, independientemente de cuántas personas mueran a causa de ella. Reconózcalos por lo que son y rehúse caer en sus manipulaciones.
  • Manténgase informado: escuche a los verdaderos expertos que han estado trabajando silenciosamente en el control de enfermedades infecciosas durante años. SLa ciencia y los hechos nos ayudan a tomar las decisiones necesarias para garantizar que menos personas sufran y mueran.
  • Quedarse en casa: Si sus circunstancias le permiten quedarse en casa, siéntase cómodo sintiéndose incómodo (tal vez muy incómodo) hasta que los números sean más prometedores. Hay otros artículos aquí en Psych Central y en otros sitios que ofrecen ideas para estar conectado socialmente mientras se mantiene la distancia física.
  • Practica la seguridad: Usar una mascarilla o guantes puede resultar incómodo. Mantener la distancia al hablar con otras personas puede resultar incómodo. Lavarse las manos 20 veces al día puede ser un inconveniente. Pero todas estas medidas son para el bien de todos. Si no puede hacerlo usted mismo, hágalo por sus seres queridos. Si todos obedecen estas sencillas estrategias, la enfermedad tiene menos oportunidades de propagarse.
  • No se aísle. Comunicar: El tiempo en sus manos significa que no está usando suficiente tiempo para estar en comunidad con otros. Haga al menos una llamada al día a un amigo o ser querido. Envíe cartas y correos electrónicos. Participe en grupos sociales en línea como clubes de lectura o grupos de interés. Usted se beneficiará y también las personas con las que hable.
  • Ayude a quienes más sufren económicamente: Done lo que pueda a organizaciones de servicios como bancos de alimentos y centros de supervivencia. Envíe un cheque de agradecimiento a las personas cuyos servicios solía utilizar con regularidad. Dar propina generosamente a los repartidores de comida. Si todos hacen un poco, suma mucho.
  • Voluntario: Múltiples estudios muestran que las personas que hacen el bien a los demás son más felices y viven más tiempo. Use su creatividad e imaginación para encontrar formas de ser útiles durante este momento difícil. Estar ocupado. Haz máscaras para otros. Únase a un círculo de llamadas para personas mayores y discapacitadas que necesitan saber que alguien se preocupa. Ofrézcase como voluntario para dar clases particulares o leer a los niños que conoce para que sus padres puedan tomar un descanso. Únase a los comités en línea para promover la agenda de las organizaciones que están tratando de preservar y expandir la red de seguridad social.

La crisis creada por COVID-19 saca lo mejor y lo peor de las personas. El antídoto para la desesperación y la forma de mantenernos mentalmente sanos y mejorar la autoestima es aprovechar lo mejor de nosotros mismos. Alfred Adler tenía razón. En última instancia, es que cada uno de nosotros actúe por el bien de la mayoría de todas las formas posibles que nos ayuden a salir adelante.